SOBRE NOSOTROS

 

Con una trayectoria de cinco décadas en el corretaje de seguros generales, Germán Rifo Muñoz, director de Rifo y Compañía Ltda., conoce muy bien este rubro.

Egresado del Instituto de Comercio de Santiago, Germán Rifo entró a los 15 años a la industria de Seguros. En el año 1985, con suficiente trayectoria, experiencia y cursos específicos del rubro, decidió independizarse bajo la razón social de “Rifo y Compañía Ltda.” La corredora está formada por cuatro socios, entre ellos su hijo, Germán Rifo Galarce, también corredor y administrador general de la corredora, con quien trabaja hace más de 20 años. En la empresa todos tienen gran experiencia en el negocio, lo cual para los clientes es una potente señal de confianza, hemos formado un muy buen equipo siempre dispuesto a trabajar para usted.

 

NUESTRA FILOSOFÍA

Las cosas han cambiado bastante, la forma en que se hacen los negocios ya no es igual, la tecnología nos ha inundado completamente, no obstante, la confianza y la credibilidad en las personas, sigue siendo lo más importante.

Aún cuando contamos con toda la tecnología para hacer eficiente el negocio, consideramos que el éxito de nuestro trabajo ha sido el trato personalizado: menor volumen de clientes, para darles el mejor servicio.

Esto significa, poder mantener el estilo tradicional del corretaje. La tecnología es muy favorable, pero en este rubro, el contacto personal es lo mejor, dada la naturaleza del seguro, un contrato basado en la confianza.  Mantener información integral de los asegurados y sus bienes, su trayectoria como cliente, sus siniestros, permite solucionar problemas, aclarar impasses y corregir errores, que afectan la relación entre asegurados y aseguradora.

 

TRABAJO EN EQUIPO

Nuestros buenos resultados, se deben a un equipo que está concentrado, que tiene experiencia, manejo y preparación para atender las necesidades de los clientes.

Este “acompañar” a los clientes ha sido la clave de nuestro éxito. A diferencia de muchas otras empresas de corretaje, nosotros estamos junto al cliente en todas las etapas, aplicamos un filtro previo, desde la evaluación de riesgos hasta, incluso, procesos legales que se resuelven después de varios años. Nuestro trabajo considera una asesoría completa, vamos a terreno para medir el riesgo; vemos la calidad de construcción y le damos recomendaciones en temas más específicos, tales como medidas prácticas de seguridad, prevención y control de riesgos, de tal manera que el asegurado cumpla todos los requisitos de asegurabilidad antes de ir a la compañía aseguradora. Los asegurados valoran la dedicación, la asesoría personalizada y el seguimiento que hacemos de sus casos. Estamos bastante orgullosos de poder conservar gran número de clientes que nos han acompañado por décadas, en los tiempos actuales es muy difícil lograr este nivel de fidelización con el asegurado.

En nuestra oficina tenemos un lema: no es un día de trabajo, es un día de lucha, porque para este negocio hay que disponer de mucha energía, ánimo y atención permanente”.